Mejores Cepillos de dientes Eléctricos para Niños

5 factores para saber que cepillo eléctrico de dientes para niños comprar

1. Modos de limpieza

Contrariamente a lo que se podría pensar, comprar un cepillo de dientes eléctrico para niños puede ser muy útil.

La prevención dental de los niños a menudo se descuida porque los dientes de leche son temporales, pero los dientes de leche juegan un papel clave en el desarrollo y la salud de los dientes permanentes, y es muy importante evitar la aparición de caries dentales y animar a los niños a tener una higiene bucal adecuada desde el principio.

Aprender a cepillarse los dientes correctamente, sin embargo, no es fácil, y los niños pueden tener dificultades con el cepillo de dientes tradicional: usar un modelo eléctrico, por lo tanto, facilitará la operación de limpieza y los guiará de una manera más intuitiva en el cuidado de la cavidad bucal, permitiéndoles hacer todo con total autonomía.

¿A partir de qué edad pueden los niños usar un cepillo de dientes eléctrico?

La mayoría de los cepillos de dientes eléctricos para niños se pueden usar de forma segura a partir de los 3-4 años; sin embargo, hoy en día también existen modelos muy especiales, diseñados para ser utilizados por niños de unos pocos meses. Lo que recomendamos es que siempre leas atentamente las instrucciones del fabricante: de hecho, todos los paquetes de cepillos de dientes eléctricos para niños indican claramente el grupo de edad recomendado.

La transición al cepillo de dientes para adultos, por otro lado, puede tener lugar a partir de los 8-9 años de edad, o al menos cuando los dientes de leche se han caído y han cedido a los dientes permanentes.

Al igual que los cepillos de adultos, la función de los cepillos eléctricos para niños se basa en la acción de un pequeño motor, situado en el interior del cuerpo del cepillo; es este elemento el que, una vez encendido el aparato, pone en movimiento la cabeza. La acción de las cerdas, por lo tanto, es mucho más eficaz y constante que la que se puede ejercer manualmente con los cepillos de dientes convencionales, y los dientes se limpian en profundidad.

Los dientes y las encías de los niños, sin embargo, son mucho más pequeños y delicados que los de los adultos, si el principio de funcionamiento es el mismo, entonces los cepillos de dientes eléctricos para niños difieren de los de los «adultos» especialmente en términos de funciones y características estructurales.

La primera diferencia importante se refiere al método de limpieza. Esto depende de la acción de dos elementos: el tipo de movimiento que realiza la cabeza sobre los dientes y los programas de limpieza que proporciona el cepillo de dientes. En el caso de los modelos infantiles, por lo tanto, ambos están diseñados para ser menos intensos, con el fin de no dañar los dientes y el esmalte de los más pequeños. En los siguientes párrafos, examinaremos la cuestión con más detalle.

Tipos de movimiento del cepillo de dientes

En este caso, nos referimos al tipo de movimiento que realiza el cabezal para cepillar los dientes y limpiarlos en profundidad, llegando incluso a los espacios interdentales. La mayoría de los cepillos de dientes eléctricos para niños en el mercado actual tienen los siguientes movimientos:

  • Oscilación: Este movimiento simula lo que se hace con un cepillo de dientes manual cuando se mueve la cabeza en dos direcciones;
  • Rotación: Esta es la capacidad del cabezal del cepillo para girar en sentido horario y antihorario, lo que permite que las cerdas se enrollen alrededor del diente y alcancen incluso los pequeños espacios interdentales, donde la suciedad se esconde;
  • Tecnología sónica: es una tecnología especial que permite que el cabezal oscile a una frecuencia muy alta, para eliminar la placa y otros residuos que se han depositado en los dientes.

Este movimiento permite que la cabeza golpee contra la superficie del diente, con resultados similares a los obtenidos con las herramientas de limpieza profesional utilizadas por los dentistas.

Programas de limpieza y cepillado

En los cepillos de dientes eléctricos, la calidad de la limpieza también depende de los tipos de programas disponibles. Estos difieren según su duración, los movimientos particulares del cabezal del cepillo y el tipo de efecto que tienen sobre los dientes; en el caso de los cepillos eléctricos para adultos, por ejemplo, encontramos el programa de limpieza diaria, el programa de blanqueamiento, el programa de dientes sensibles, o incluso el programa específico de cuidado de las encías.

Los cepillos de dientes eléctricos para niños, por otro lado, son mucho más esenciales: en esta etapa de crecimiento, de hecho, los programas diseñados para los dientes de los adultos serían demasiado intensos e invasivos y podrían dañar la delicada cavidad bucal de los niños.

Por lo tanto, el único programa que ofrecen los modelos para niños es el de la limpieza diaria: una duración de cepillado estándar de dos minutos, que es el tiempo recomendado por los dentistas.

Algunos modelos para niños, sin embargo, permiten elegir entre dos modos de cepillado: la limpieza diaria clásica, adecuada para niños a partir de los 7 años (con dientes más fuertes), y la limpieza suave, ideal entre los 4 y 6 años.

Este último tiene una duración más corta (1 minuto) y una potencia reducida, para que el niño pueda familiarizarse gradualmente con el cepillo eléctrico.

Siendo capaces de acompañar a los más pequeños en diferentes etapas de crecimiento, estos modelos se recomiendan para aquellos que buscan un cepillo de dientes eléctrico para que los niños lo usen durante mucho tiempo, o para compartir con sus hermanos.

2. Funciones

Las funciones de un cepillo eléctrico son todos aquellos elementos diseñados para hacer más práctico e intuitivo el uso de estas herramientas; claramente, ya que son extras que enriquecen el producto, cuantas más funciones tenga el cepillo, mayor será su precio de venta.

Como veremos más adelante, la presencia de funciones también está relacionada con el tipo de fuente de alimentación que caracteriza al cepillo dental.

En el caso de los cepillos de dientes eléctricos para niños, sin embargo, las funciones disponibles también juegan otro papel muy importante. La limpieza diaria de la cavidad bucal, de hecho, no es una actividad particularmente agradable ni siquiera para los adultos: no es difícil imaginar que, para los niños, cepillarse los dientes al menos dos veces al día durante dos minutos puede ser visto como una tortura aburrida y conducir a la basura o a una crisis de llanto.

Es precisamente en estas ocasiones cuando las funciones de los cepillos eléctricos para niños son muy útiles, ya que muchos de estos elementos están diseñados para guiar a los niños hacia una correcta higiene bucal, pero convirtiendo la limpieza dental en un momento divertido y lúdico. Veamos con más detalle cuáles son las principales funciones que encontramos en los cepillos de dientes eléctricos para niños:

  • Temporizadores musicales: Muchos cepillos de dientes eléctricos para adultos tienen una función de temporizador, por lo que el cepillo emite una vibración corta cada 30 segundos, lo que indica que es el momento de cambiar el arco dental, y luego una vibración más larga para indicar que han transcurrido los dos minutos recomendados. Algunos modelos infantiles, por su parte, señalan el momento del cambio de arco a través de una serie de motivos musicales y melodías, diseñados específicamente para guiar a los niños a los tiempos de limpieza correctos, entreteniéndolos y entreteniéndolos al mismo tiempo;
  • Temporizadores luminosos: en este caso, el cambio de arco dental se indica mediante luces indicadoras de color, también diseñadas para captar la atención de los niños;
  • Aplicación para smartphones o tabletas: los cepillos de dientes eléctricos más sofisticados para niños ofrecen la posibilidad de descargar una aplicación especial en su smartphone o tableta; se trata de juegos reales que involucrarán a los niños mientras se cepillan los dientes, animándoles a progresar y completar el ciclo de limpieza diario a través de las aventuras de sus personajes de dibujos animados favoritos.

3. Fuentes de alimentación

Cuando se trata de cepillos de dientes eléctricos, uno de los factores clave a tener en cuenta antes de comprar es la fuente de alimentación, ya que de esta característica dependen el rendimiento, la longevidad y la funcionalidad del cepillo de dientes, así como, por supuesto, su rango de precios.

En general, los cepillos dentales eléctricos para niños que se encuentran actualmente en el mercado se distinguen por dos tipos de alimentación eléctrica:

  • Cepillos de dientes eléctricos con pilas recambiables: en este caso se trata de cepillos de dientes alimentados por las clásicas pilas de lápiz óptico. Estos modelos son generalmente bastante baratos y bastante esenciales, y no proporcionan funciones particulares más allá del simple movimiento automático de la cabeza. Claramente, será necesario reemplazar las baterías con cierta regularidad, lo que para algunos puede resultar incómodo;
  • Cepillos eléctricos con batería interna fija recargable: estos cepillos están equipados con una batería interna, que puede recargarse utilizando la base de la carcasa suministrada; este tipo de fuente de alimentación hace que los cepillos sean mucho más eficientes y funcionales, pero implica un mayor precio de venta. Existen dos tipos de baterías internas recargables: de litio o Ni-MH. Este último es típico de los modelos más antiguos y baratos y, aunque es bastante duradero, sufre en el transcurso de su uso una disminución de su rendimiento y autonomía (el llamado «efecto memoria»). La batería de litio, por su parte, es la de mayor rendimiento, ya que ofrece un excelente rendimiento sin sufrir una caída en el tiempo y, en general, es típica de los cepillos de dientes de alto precio.

4. Estructura

Desde un punto de vista estructural, los cepillos dentales eléctricos para niños están obviamente diseñados para ser efectivos y cómodos para las manos y la boca de los niños.

El cuerpo de estos cepillos de dientes, en primer lugar, está diseñado para que las manos de los niños tengan un agarre firme y cómodo: así, generalmente encontramos un mango ergonómico, generalmente cubierto con un material de goma y antideslizante. A menudo, la idea de convertir la limpieza dental en una actividad divertida y juguetona también se refleja en el diseño del cepillo de dientes; la mayoría de los cepillos de dientes eléctricos para niños, de hecho, tienen colores brillantes y brillantes, dibujos y patrones que recuerdan a personajes de dibujos animados, o pegatinas intercambiables que se aplican al mango para personalizarlo.

La diferencia más obvia en comparación con los modelos para adultos, sin embargo, es visible especialmente en la cabeza. En los cepillos de dientes eléctricos para niños, de hecho, la superficie cubierta por las cerdas es muy pequeña, teniendo que adaptarse a los dientes de los más pequeños; las cerdas, además, son muy suaves (podemos compararlas, por ejemplo, con aquellas con las que están equipadas las cabezas de los dientes sensibles de los modelos adultos) y estudiadas con una conformación tal que eliminan bien las impurezas sin dañar el esmalte de los dientes y las encías de los niños.

5. Accesorios

Otro factor a tener en cuenta antes de comprar un cepillo de dientes eléctrico para niños es el tipo y el número de accesorios suministrados: aunque no afectan directamente a la calidad de la limpieza ofrecida por el cepillo de dientes, de hecho, estos extras pueden hacer que su uso sea más cómodo.

Los kits de cepillos de dientes eléctricos para niños son en realidad mucho más esenciales que los de los modelos para adultos. Los cepillos de dientes para los más pequeños, de hecho, sólo proporcionan el modo de limpieza diaria, por lo que generalmente no encontraremos varios cabezales de diferentes tipos. Algunos cepillos de dientes para niños, sin embargo, proporcionan uno o dos cabezales de reemplazo porque, si se usan regularmente, la cabeza se desgastará perdiendo su efectividad inicial y por lo tanto deben ser reemplazados cada tres meses.

Otro accesorio muy útil es el bolso de mano o estuche duro, en el que podemos guardar el cepillo de dientes para guardarlo o transportarlo de forma segura.

Los modelos más sofisticados, por último, incluyen accesorios diseñados para el disfrute de los más pequeños, como las citadas pegatinas con las que personalizar el cepillo eléctrico.